El Trapiche

El Trapiche, es un valle turístico ubicado en el Departamento Coronel Pringles, a 36 Kilómetros de la capital de San Luis. A su territorio lo componen otros parajes, tales como La Florida, Rio Grande, La Bajada, Piedra Blanca, Los Tapiales, Riocito, Pampa del Tamborero, Balde de La Isla, Siete Cajones, Virorco, Paso del Rey, La Libertad, entre otros. Cuenta con una población de más de 1735 habitantes permanentes, pero este se duplica y triplica en temporada de verano y en primavera.

Nuestro paisaje está compuesto por ríos de aguas claras y dulces que llenan de verdor las costas y llenan nuestros dos embalses, La Florida y Antonio Esteban Agüero de Río Grande, que son grandes espejos de agua que permiten la pesca de pejerrey y de truchas; también el embalse La Florida permite la navegación de motores cuatro tiempos y la realización de deportes acuáticos. Al ser un valle, estamos rodeados por majestuosas sierras llena de la flora y fauna que caracteriza a la región cuyana, esto lo convierte en un lugar propicio para la observación y es estudio de la naturaleza y de antiguas civilizaciones.

La localidad de El Trapiche es una villa turística, y cuenta con distintos servicios para que la estadía de todo aquel que nos visite sea un momento único en donde se conecte con la magia de la naturaleza en todo su esplendor. Además, la tranquilidad nos caracteriza y nos convierte en el lugar ideal para desenchufarse, no solo en las vacaciones sino que en cualquier día de año.

Actualmente es el destino elegido por miles de jóvenes de la provincia, que vienen a festejar el día del estudiante. Para esta fecha se organizan espectáculos en distintas partes de la localidad y la avenida principal que costea el Río Trapiche se ve repleta de jóvenes que nos eligen cada año como su lugar de ocio.

Imagen

Historia

En 1792 se instaló a ocho leguas al sur de Carolina, en el paraje llamado Las Tapias, el primer trapiche destinado al laboreo aurífero. Se trataba de un molino de marca Trapiche, destinado a moler minerales que era movido por fuerzas hidráulicas y por caballos. Ese sería el origen del nombre de la actual villa turística.

Su construcción estuvo a cargo de Juan de la Cruz Sosa (ascendientes por rama materna del coronel Juan Pascual Pringles), a quien ayudaba Francisco Goda. A consecuencia de la falta de cumplimiento del contrato por parte de Sosa, en febrero de 1793 el juez Luis Lafinur dispone que se le conmine a concluir el trabajo en 15 días. Del texto de esa resolución se desprende que Sosa se había comprometido con el citado Goda y con José Rocha a construir el trapiche para la extracción de minerales.

En 1794, el paraje ya figura como asiento de la capilla de Nuestra Señora del Rosario, aunque se sabe que había población en la zona desde mucho antes; Reynaldo A. Pastor, gobernador de la provincia de San Luis entre 1942 y 1943, asegura que ese valle era un importante asiento de población aborigen. Hasta la década de 1930 existió un modesto trapiche para moler los trigos de la localidad y abastecer de harina a los vecinos de la campaña.

En 1864 El Trapiche era asiento de una posta de línea de mensajería que iba de San Luis a Villa Dolores (actual Concarán), pasando por Cuchi Corral y Estancia Grande, El Trapiche, La Bajada, Paso del Rey, Inti Huasi, Agua Blanca, Laguna Larga, El Bajo San Bárbara (San Martín), Estancia Los Alanices. El maestro de posta de El Trapiche era Clemente Escudero.

Los primeros pobladores

En estas tierras los Huarpes fueron quienes primero se asentaron, además de ubicarse en el paraje Virorco, Barranquitas, La Carolina y Río Grande, zonas en las que se han encontrado, además de esqueletos humanos, restos de objetos, como conanas, morteros, vasijas, piedras talladas, armas de piedra y de madera, boleadoras y cuentas de piedra perforadas en el centro. El enterramiento sería de muy antigua data.

Bordeando el cauce del río Trapiche se encuentran vestigios aborígenes. Algunos morteros trabajados sobre las piedras con una profundidad de aproximadamente 30 cm por 18 cm de diámetro que fueron utilizados para la molienda de cereales.

Fecha de origen: La fecha de origen del pueblo se establece el 12 de diciembre de 1792, al firmarse en la ciudad de San Luis la escritura de arrendamiento que los herederos de José Sosa otorgaron a José Rocha, para que en un terreno situado en este paraje, entonces llamado Las Tapias, construyera un trapiche, para moler los metales que se traían de La Carolina. Posteriormente, se agregó en la zona un molino para el trigo.

Imagen

Clima

El clima se manifiesta con días suaves y cálidos en el verano e inviernos fríos con cierta intensidad. En julio de 1973 se produjo la mínima absoluta registrada, de -13 °C bajo cero, y el 28 de marzo de 2012 se registraron -3,1 °C bajo cero, según datos de la Estación Meteorológica del REM (Red de Estaciones Meteorológicas), siendo este registro el más bajo tomado por el organismo estatal en la provincia durante el mes de marzo de ese año. Las lluvias en verano son fugaces pero en ocasiones pueden generar crecidas de los ríos que ponen el peligro a todos aquellos que acampen en zonas prohibidas por el municipio.

Cada invierno, la nieve cubre nuestros paisajes por unos días y nos deleita con postales mágicas, las rutas en ocasiones de extrema nevada suelen cubrirse de hielo que imposibilita la movilización externa.

Microclima

A los encantos naturales del paisaje, revestido con las galas de una vegetación exhuberante, de la mano la benignidad de un clima suave y saludable. En aquel paraje cuya elevación sobre el nivel del mar alcanza mil metros, jamás se revelan los rigores del calor estival, el termómetro constantemente marca descenso de siete a ocho grados centígrados, relativo a la temperatura general de la Provincia, y las brisas purísimas que soplan a menudo atemperan la atmósfera, deparando un ambiente magnífico que da vida y deleita.

  La excelente calidad de las aguas del arroyo, ricas en su composición química de principios acidulado - ferruginosos, unida a la bondad de su clima y demás atractivos de la localidad, ha hecho del Trapiche el primer balneario y estación veraniega de la Provincia, siendo quizás pocos los sitios que en todo el territorio de la Nación podría aventajarlo o comparársele.